Fundación Julio Bocca 20 años

UN PADRINO PARA DAVID

"Un padrino para David "

 

Así de esta sencilla forma, una joven madre de Lincoln decidió actuar antes que esperar lo que podría haber sido inexorablemente una respuesta negativa.

Días anteriores, nos contactó con mucha ilusión de recibir una respuesta a su necesidad., no buscaba una beca al uso, porque su situación socio-económica no ameritaba una ayuda económica por nuestra parte, ya que otras familias tendrían prioridad sobre su solicitud.

Nuestro departamento de becas, escuchó y atendió su solicitud, respondiendo con el ofrecimiento de una herramienta, que bien utilizada podría cambiar el rumbo de su solicitud.

La fundación diseño un programa específico para casos donde los contactos comerciales, sociales, políticos o laborales de un padre, hacen que su hijo pueda tener acceso a la enseñanza de calidad que se merece y que por motivos temporales o de menor peso, no podrían afrontar con sus presupuestos.

El programa intenta concientizar al entramado empresarial de una ciudad o provincia de la importancia que tiene que una empresa desvíe un poco de sus impuestos a las fundaciones sin fin de lucro a través de “donaciones o aportes voluntarios”.

Este programa bien presentado, a los contactos directos que tienen decisión sobre la responsabilidad social empresarial o corporativa de una empresa o institución, pueden hacer la diferencia en una familia donde uno de sus hijos, necesita, desea y anhela formar parte del alumnado de la institución de danzas más reconocida de la Argentina.

La fundación Julio Bocca, traspasa todos los límites de sorpresa con su altísima calidad y excelente STAFF, pero mantener esa estructura exigente, exige ergo un soporte económico que se representa en el valor de las cuotas mensuales que los padres o alumnos deben afrontar cada mes, un valor sensiblemente más alto que otras instituciones que pretenden ofrecer lo mismo con menores recursos , imagen institucionales débiles, y muy poca experiencia en muchos casos en el mundo del espectáculo y la enseñanza como la fundación Julio Bocca.

Esta joven madre, ha conseguido en menos de dos semanas concretar que una empresa de su localidad se interesara en el proyecto y ha aportado el 50% del valor de los estudios que su Hijo David comenzará el próximo marzo de 2018, desplazado a Buenos Aires ex profeso para ello.

Este aporte le ayuda mucho a esta joven madre, pero no es suficiente por ello, siguen haciéndonos “preguntas “otras empresas de la misma localidad con el fin de conseguir completar los costos académicos del curso de su hijo antes de emprender viaje a Buenos Aires para esta “nueva etapa”. Cambia de lugar de empleo, se debe instalar en una urbe que dista mucho de la tranquila Lincoln originaria y fragmenta su familia por el futuro de su hijo, que por cierto tiene mucho futuro ¡

Desde la fundación queremos que esta historia se conozca, que la gente que no sabe cómo empezar a generar las respuestas a sus preguntas, que consiga canalizar la energía en un proyecto de convicción y amor por su hijo y la danza.

David ya está en nuestro sistema de alumnos, hemos conocido otra empresa más que aporta altruistamente una cuota de pasión extra al futuro de nuestros bailarines y también hemos conocido otra historia de amor, sacrificio y final feliz al amparo de lo que sucede en nuestra querida fundación.

Formamos individuos que además , seguro bailaran muy bien!